Principales Tipos de Cáncer Infantil

Existen diferentes tipos de cáncer infantil (Hay, Levin, et al., 2008):

LEUCEMIA

Tipo de cáncer que surge de la médula ósea.

LEUCEMIA LINFOBLÁSTICA AGUDA

Es el cáncer más común en la infancia. Constituye alrededor del 25% de todos los cánceres diagnosticados en niños menores de 15 años de edad.

A nivel mundial se encuentra cerca de 1 caso por cada 25,000 niños por año. Es 14 veces más probable en niños con Síndrome de Down.

Este tipo de cáncer es resultado de la reproducción descontrolada de linfocitos inmaduros (un tipo de célula de defensa del cuerpo).

Con los tratamientos actuales, se pueden curar 7 de cada 10 niños con esta enfermedad.

Señales: Exámenes:
Fiebre intermitente Pruebas de sangre
Palidez Pruebas de medula ósea
Moretones Radiografías
Dolor en los huesos (25%):principalmente pelvis, columna vertebral y piernas. Ultrasonido

LINFOMA

Tipo de cáncer que aparece en el tejido linfático (ganglios linfáticos, timo y bazo). Es un cáncer común en la infancia, 10 a 15% de todas las neoplasias.

Hay 2 tipos de Linfoma:

Enfermedad de Hodgkin:

Representa el 50% de los casos de linfoma. Cuando se presenta en la infancia hay una mejor respuesta al tratamiento que en la edad adulta. La supervivencia es de más de 20 años en un 75% de los casos, a partir del momento del diagnóstico.

Es más frecuente en la adolescencia y se presenta mayormente en varones (En la edad pediátrica 85% de los casos se presentan en niños) (Quesada y Munive, 2008). Se ha encontrado también que el Virus del Epstein Barr tiene relación con el desarrollo de la Enfermedad de Hodgkin.

Señales: Exámenes:
Ganglios no dolorosos en cuello Pruebas de sangre
Fiebre superior a 38ºC Radiografía de tórax
Pérdida de peso Tomografía
Sudores nocturnos que empapan al niño                       Biopsia de ganglios
Comezón generalizada Biopsia de médula ósea

Linfoma No Hodgkin:

Grupo diverso de cánceres. Es raro antes de los 5 años de edad y es más común en varones. Los niños con problemas de inmunodeficiencia presentan una mayor probabilidad de padecer linfoma no Hodgkin y se ha encontrado relación con virus de Epstein Barr y virus de Herpes 6 y 8.

Suelen ser tumores agresivos pero que responden muy bien a tratamiento.

Señales: Exámenes:
Tos Biopsia de tejido afectado
Falta de aire Pruebas de sangre
Imflamacioón de la cara Pruebas de líquido cefalorraquídeo (líquido que rodea a la médula espinal y cerebro)
Hinchazón de la conjuntiva (capa superficial del ojo) Pruebas de médula ósea
Dolor abdominal Radiografía de tórax
Distención abdominal Tomografía
Ultrasonido de abdomen

TUMORES CEREBRALES

Son los tumores sólidos más comunes de la infancia (representan del 25 al 30% de los cánceres en niños). Los niños tienen mejor pronóstico de supervivencia que los adultos.

Se desconoce su causa, sin embargo se ven con mayor frecuencia en niños que presentan enfermedades como neurofibromatosis o esclerosis tuberosa.

Señales Niños Menores de 2 años: Exámenes:
Vómito Biopsia del tumor
Inestabilidad (no tienen balance) Resonancia magnética
Letargo (no es fácil que respondan a estímulos)                       Tomografía
Irritabilidad Pruebas de líquido cefalorraquídeo
Aumento del tamaño de la cabeza
Señales Niños Mayores
Dolor de cabeza y vómito (por las mañanas)
Convulsiones
Cambios en la personalidad
Debilidad
Visión borrosa
Visión doble
Menor coordinación

NEUROBLASTOMA

Este tumor surge del tejido nervioso periférico (es decir fuera del cerebro y médula espinal). Representa del 7 al 10% de los cánceres pediátricos, son los tumores más comunes después de los del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

El 50% de estos tumores son diagnosticados antes de los 2 años de edad y 90% antes de los 5.

Señales: Exámenes:
Fiebre Prueba de sangre
Pérdida de peso                                                                 Radiografía
Irritabilidad Tomografía
Dolor de huesos Resonancia magnética
Dolor abdominal Biopsia de médula ósea

RETINOBLASTOMA

Es un tumor que surge de las células de la retina. Es el tumor más común que se encuentra dentro del ojo. Sin embargo representa sólo el 3% de las neoplasias en niños menores de 15 años.

Este tumor causa el 5% de los casos de ceguera en niños. El 90% se diagnostica antes de los 5 años de edad. Cuando afecta a ambos ojos (20 a 30% de los casos) suele detectarse a edad más temprana, alrededor de los 14 meses de edad.

Señales: Exámenes:
Reflejo del ojo blanco                                     Revisión por oftalmólogo
Estrabismo (bizcos) Tomografía de órbita
Biopsia de médula ósea
Prueba de líquido cefalorraquídeo

TUMORES ÓSEOS

Son raros en la infancia. De estos los más frecuentes son:

Osteosarcoma:

Sexta neoplasia más común en la infancia y segunda en la adolescencia. Se presenta generalmente cuando se da un crecimiento rápido (mayor crecimiento óseo). Se encuentra en los extremos de huesos largos (fémur, tibia).  Los sitios más comunes son en la rodilla (extremos de los huesos del fémur y tibia), en el hombro (extremo del húmero) y en la parte media y superior del fémur.

Señales: Exámenes:
Dolor del área afectada Radiografías del área afectada
Fiebre y pérdida de peso son raros                        Pruebas de sangre
Resonancia magnética
Tomografía

SERCOMA DE EWING

Segundo tumor óseo maligno más común, pero sólo representa el 10% de estos tumores. Más común en varones de raza blanca. Generalmente se presenta después de los 10 años. Afecta con mayor frecuencia el esqueleto axial (cabeza, columna, costillas y esternón).

Señales: Exámenes:
Dolor del área afectada Resonancia magnética
Fiebre y pérdida de peso son raros                                 Tomografía
Biopsia de médula ósea

RABDOMIOSARCOMA

Sarcoma de tejidos blandos más común en la infancia y 10% de los tumores sólidos en los niños. Se presenta con mayor frecuencia entre los 2 y 5 años. El diagnóstico se da en 70% de los niños antes de los 10 años. Más común en varones y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Señales: Exámenes:
Dependen de la función del sitio afectado.-            Radiografía del área afectada
Sangre en orina Tomografía
Obstrucción urinaria                              Resonancia magnética
Hinchazón de la parte afectada
Secreción vaginal
Masa en el sitio afectado
 Ojos saltones (proptosis)